Ansiedad: conociéndola más de cerca

sep
23

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una de las emociones más comunes y universales que podríamos definir como una sensación deangustia e inquietud sin que se pueda asociar a una causa aparente. En este aspecto es lo que lo diferencia del miedo, uno sabe a qué tiene miedo pero en el caso de la ansiedad no tiene claro qué es lo que le lleva a sentir esa sensación de tensión, de preocupación.

Ésta puede afectar en todos los ámbitos de la vida de una persona o simplemente, en uno determinado. A su vez, puede manifestarse en sus diferentes áreas, a nivel físico, cognitivo, conductual y emocional.

Síntomas de la ansiedad

También podemos conocer la ansiedad de forma más profunda si nos centramos en sus síntomas:

Síntomas psíquicos:

Los síntomas emocionales suelen estar relacionados con tensión y un sentimiento de aprensión e inseguridad. Es frecuente que uno tenga ganas de llorar e incluso acabe haciéndolo sin poder contenerse, lo que acentúa la sensación de pérdida de control sobre el ambiente y sobre sí mismo.

Es frecuente que las personas que sufren ansiedad estén pasando por episodios de insomnio con problemas para conciliar el sueño o de disfrutar de un sueño tranquilo y reparador.

Síntomas cognitivos: 

A nivel cognitivo la preocupación es el síntoma por excelencia ya sea una preocupación por sí mismo o por los demás, anticipando una amenaza o un peligro que puede ser real o no pero que sin lugar a dudas genera una sensación de nerviosismo considerable.

Los pensamientos de una persona ansiosa suelen ser negativos y suelen predominar pensamientos asociados a lainferioridad, inseguridad e incapacidad.

Además puede haber una dificultad importante para tomar decisiones por el miedo a equivocarse o no poder pensar con claridad; también es frecuente que haya una dificultad para poder concentrarse.

Síntomas físicos – conductual

En muchas ocasiones la ansiedad afecta al organismo y el funcionamiento de éste por lo que podemos encontrar personas que acuden a su médico de cabecera aquejándose de otro tipo de molestias corporales sin ligarlo al estado emocional original.

Muchas personas ven la relación de la ansiedad con su cuerpo a través de trastornos gastrointestinales como puede ser la pérdida de apetito o por el contrario, la necesidad de atracones, diarreas, etc. Es frecuente que cuando la ansiedad es muy elevada pueda producirse vértigos, náuseas, etc.

Otros síntomas frecuentes de la ansiedad son las palpitaciones, un síntoma que puede asustar muchísimo a quien lo siente y que a veces se ha confundido con un ataque al corazón pero no tiene nada que ver, tener palpitaciones por ansiedad no tiene riesgo de muerte.

A nivel motor también es frecuente que se produzcan temblores, tanto de manos como piernas o que también se produzca una sensación de debilidad, hormigueo, dolor de cabeza, etc.

Tipos de ansiedad

Si bien disfrutar de las pequeñas cosas y afrontar los hechos con más positividad es uno de los elementos que nos ayudarán a combatir la ansiedad, a continuación exponemos diversos tipos de ansiedad que, en el caso de que la podamos tener, nos echará una mano a la hora de conocer exacta y precisamente qué tipo de ansiedad tenemos:

  • Ansiedad generalizada: Incapacidad para relajarse, aprensión, preocupaciones constantes, facilidad para asustartse, irritabilidad, impaciencia, insomnio.
  • Ansiedad con agorafobia: Miedo a los espacios abiertos, como plazas, calles, y muchos otros lugares situados al aire libre.
  • Ansiedad con pánico: Sensación de catástrofe inminente, terror imprevisto, miedo a morir, a enloquecer, de irrealidad.
  • Ansiedad obsesivo-compulsiva: Aparición de ideas tanto repetitivas como extrañas, actos mecánicos y pensamientos negativos muy desagradables.
  • Trastorno de ansiedad inducido por sustancias
  • Trastorno de ansiedad no especificado
  • Trastorno por estrés agudo

En este caso, y dado que las situaciones consideradas como “ideales” o “perfecta” no existen, se debe afrontar con cierta serenidad los distintos contratiempos que puedan sucederse, y asumir -con ello- los diversos cambios que se produzcan como una oportunidad para mejorar.

 

Dejar un comentario