Entradas con la etiqueta ‘estado de ánimo’

¿Tristeza o Depresión?

abr
19

A veces la tristeza puede resultarnos tan intensa y agónica que no sabemos si estamos pasando un mal momento o nuestro sistema emocional no ha podido más y ha terminado derrumbándose dando lugar a una depresión. En este artículo queremos diferenciar entre este sentimiento y los síntomas de depresión que pueden estar íntimamente relacionados en multitud de ocasiones pero manteniendo esta certeza presente, el hecho de estar triste no implica sufrir un estado depresivo.

¿A qué llamamos tristeza?
  • A pesar de que la mayoría de los seres humanos procuran evitar la tristeza constantemente, éste es un estado emocional de lo más normal y natural que puede sentirse en muchos momentos a lo largo de la vida.
  • La tristeza la podemos relacionar con el llanto, aunque a veces también se llora de alegría, de rabia o incluso de miedo. Lo que origina la tristeza depende de cada persona y cada momento concreto pero un ejemplo muy válido sería la decepción, cuando se han creado unas determinadas expectativas y éstas no se ven cumplidas, cuando la vida nos lleva a situaciones dolorosas en las que perdemos a personas que han tenido un lugar importante en nuestra vida, tristes incluso cuando el sufrimiento no es nuestro pero alguien de nuestro alrededor está pasando un mal momento.
  • Muchos artistas han encontrado en la tristeza su más profunda inspiración con la que se llega a lo más hondo del alma y, es en ella con la que han escrito los poemas más hermosos, canciones o incluso se han pintado maravillosas obras de arte que han nacido como un medio de expresar este sentimiento tan intenso.

Por lo tanto, no debemos de temer la tristeza ya que es una reacción emocional natural en el ser humano pero sí, a modo de recomendación personal, a veces es mejor aprender a “torear” la tristeza y dejarla pasar par no embargarse, ni hundirse ni regodearse en todos los sentimientos que genera.

Leer más »

Salud y enfermedad mental

dic
11

Os dejamos un artículo muy útil sobre la línea que separa la salud y enfermedad mental y cómo reconocer cuándo se ha traspasado esa línea y es necesario pedir ayuda profesional.

Gracias a Dios, ya podemos obtener tratamientos efectivos para muchas enfermedades mentales. Desafortunadamente, la mayor parte de las personas que necesitan estos tratamientos no buscan ayuda. La gente cree, de manera equivocada, que la culpa de estos síntomas que experimentan la tienen ellos, o que éstos son provocados por debilidad personal. Creen que haciendo un verdadero esfuerzo pueden vencer esos problemas ellos mismos y en el proceso, sufren sin necesidad.

Hay que entender la diferencia entre una enfermedad mental y los problemas cotidianos de la vida, para evitar sufrimientos innecesarios. Las enfermedades mentales casi siempre implican malos funcionamientos biológicos que necesitan de tratamiento profesional. Una persona con una enfermedad mental necesita ayuda tanto para combatir la enfermedad como para hacerles frente a los problemas cotidianos. Sin embargo, las personas que gozan de salud mental pueden hacer frente a los problemas cotidianos por ellos mismos. En cambio, aún estas personas saludables a menudo encuentran útil la ayuda profesional.

Ea siguiente debate sobre salud mental y enfermedad mental tiene como finalidad ofrecer información para ayudar a las personas a llevar una vida más feliz y saludable.

Salud Mental

La salud mental puede tener distintos  significados para las personas. La adecuada autoestima y la capacidad de sentir compasión por otras personas son elementos importantes de la salud mental. No obstante, las personas saludables saben que no son perfectas ni pueden significar todo para los demás. Experimentan una amplia gama de emociones entre las que caben destacar enfado, tristeza y frustración así como amor, alegría y satisfacción. Mientras ellas por regla general pueden resolver los retos y los cambios de la vida cotidiana, pueden buscar ayuda si tienen dificultad frente a serios traumas y crisis (pérdida de seres queridos, problemas de pareja, problemas escolares, la perspectiva de jubilación, etc.)
Leer más »