Entradas con la etiqueta ‘Ideas irracionales’

La opinión de los demás

ene
10

¿Por qué nos afecta tanto la opinión de los demás, si es sólo eso, la opinión de los demás?

La aceptación de los demás es agradable, pero cometemos un grave error cuando lo elevamos a la categoría de necesario.

Las personas somos seres sociales y tenemos arraigadas tendencias hacia la pertenencia de grupo. Además arrastramos arcaicos recuerdos en los que el ostracismo y el rechazo del grupo suponía la muerte.

La mente de las personas también tiene otra tendencia que es la de tratar de anticipar lo que va a ocurrir para estar preparado para actuar lo mejor posible.

Estas dos características de los seres humanos hacen que sea necesario prestarle atención a las opiniones de los demás sobre uno mismo, para lograr la aceptación y pertenencia a un grupo y para tratar de actuar de forma eficaz en las situaciones sociales.

Pero una cosa es este interés natural y práctico por funcionar eficazmente y otro es llegar a sentirse mal por los propios pensamientos sobre las opiniones de los demás, llegar a evitar situaciones por sentirse inseguro o con miedos, o condicionar de alguna manera las propias elecciones para lograr el beneplácito ajeno.

Cuando una persona se siente mal ante los demás, es porque tiene algunos conceptos erróneos sobre la influencia de los demás en la vida de uno.
Los errores más comunes son los siguientes:

Leer más »

Las ideas irracionales, según Albert Ellis

dic
18

Un articulo importante y necesario para la vida de todas las personas, con un lenguaje sencillo.

El psicólogo Albert Ellis, uno de los más influyentes del siglo pasado, afirmaba que si las personas lograran una sana filosofía de vida, sería raro que se pudieran encontrar emocionalmente perturbadas. Ellis reconocía el papel de las emociones pero, sin embargo, puso un mayor peso en los pensamientos y en cómo éstos afectan a lo que hacemos y a lo que sentimos.

Según la perspectiva de este autor, las emociones, el pensamiento y nuestros hábitos de vida (conducta) se influyen mutuamente, volviéndose coherentes para la persona. Es decir, si por educación hemos adquirido ciertos hábitos (conductas), lo habitual es que pensemos sobre ellos que son adecuados (pensamientos) y nos sintamos bien (o, al menos, no nos sintamos mal) llevándolos a cabo (emociones). Imaginemos, por un momento, que a un niño/a está habituado a que en su familia se hable gritando (conducta); cuando ese niño/a crezca, es probable que piense que gritar es normal (pensamientos) y no se sienta mal por ello (emociones).

Dado que hay una “cadena” entre pensamientos, emociones y conducta, Ellis propone modificar en primer lugar los pensamientos, y luego éstos provocan cambios en los otros dos componentes. Para ello, el autor identificó las llamadas ideas irracionales más frecuentes, que podrían resumirse tal y como sigue:

  1. Es una necesidad extrema, para el ser humano adulto, el ser amado y aprobado por cada persona significativa de su entorno
  2. Para considerarme a mí mismo/a como una persona válida debo ser muy competente, suficiente y capaz de lograr cualquier cosa que me proponga
  3. Las personas que no actúan como deberían son malvadas, y deberían ser castigadas por su maldad
  4. Es terrible que las cosas no funcionen como a uno/a le gustaría
  5. La desgracia y el malestar humano están provocados por las circunstancias externas, y la gente no tiene capacidad para controlar sus emociones
  6. Si algo es (o puede ser) peligroso, debo sentirme terriblemente inquieto/a por ello y debo pensar constantemente en la posibilidad de que ocurra, para estar preparado/a
  7. Es más fácil evitar responsabilidades y dificultades de la vida que hacerles frente. Así viviré más tranquilo/a
  8. Debo depender de los demás y necesito a alguien más fuerte que yo en quien confiar
  9. Lo que me ocurrió en el pasado seguirá afectándome siempre
  10. Debemos sentirnos muy preocupados por los problemas y perturbaciones de los demás
  11. Existe una solución perfecta para cada problema, y debemos hallarla siempre

Leer más »